Hiram Figueroa

Riqueza perdida

Contemplando el color del firmamento

en busca de la hermosura,

vi volverse imperfecta por manos duras

cada una de las perfectas creaciones de Dios.

 

Quise probar dulce agua para saciar mi sed

y fui deslizándome hasta un manantial,

mas con el tiempo se hacía amarga

por la falta de conciencia en mí y en usted.

 

Me aleje de los ríos, llanos y maleza

contaminados buscando firmeza,

mas donde voy arrastro la dureza,

dejare de comprometer las vivencias

que elimina o enriquece a mi tierra.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.