Torajiro

La triste verdad

Ahora que ha llegado el día en que el llego para llevarte

Me arrepiento de todas las despedidas

De no haber luchado por tu amor

De haber sido un tonto que te ha dejado marchar.

 

Eras todo aquello que en una mujer jamás podría soñar

Y es que soy el único culpable de esta profunda melancolía

De la angustia de saber que nuestra historia acaba aquí, en este amargo final, siguiendo caminos separados

Siendo culpable de no ser capaz de ese largo incomodo silencio lograr destrozar.

 

Tu ya has caído prendada en su cálido abrazo

Correspondiendo a sus esfuerzos por conquistarte

Feliz de sentirte deseada

Viajando de su mano por ciudades que yo jamás llegue a visitar

Construyendo cada segundo de vuestro amor en los rincones mas románticos de lejanos lugares

Sintiendote gozosa de ser amada.

 

Y yo desde la lejanía de este lugar del que todos ansiamos escapar,

Siento un escalofrio cada vez que coge tu mano

Cuando dice en tu oído esas palabras que siento como mías

Cuando le miras como jamás has mirado a nadie

Cuando besa esos labios que para mi eran sagrados

Cuando sin tan siquiera una cordial despedida te alejas de mi lado

Y mas triste aun por no poder odiar a quien te trae gozo y felicidad

Y no solo se lleva tu amor y alegria, también se lleva mi esperanza.

 

De tu recuerdo ya solo me quedan estos versos

Que habitan en mi dolor junto al arrepentimiento de haberte perdido

De sentir que no hice lo suficiente para retenerte

Y me recomfortan, engañándome y haciéndome olvidar la triste verdad

Que no es otra de que jamás me diste una oportunidad

Que rompiste mi corazón contestando mi amor con rechazo

Que nunca quisiste uno de mis abrazos

Que nunca me quisiste amar

Y ahora que te has enamorado de otro ,

te marchas con el

sin tan siquiera mirar atrás



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.