Lucy Quaglia

Tus ojos, tus pestañas

Las pestañas de tus ojos

Son marrones y son largas

Y me miran de reojo

Con vergüenza y con nostalgia.

 

Las ventanas de tu alma

Tienen pestañas muy largas

De bajonas y atrevidas,

Pasándose la  mañana

Hasta la tarde alargada

Jugando a las escondidas

Con la moto en la distancia.

 

Las ventanas de tu casa

Sonríen sin que las mire, y

No me ven casi nunca

Sin que se pongan contentas

Dibujando una sonrisa

De emociones sin palabras.

 

Las ventanas de tu vida

Se van cantando bajito,

Buscádose algún milagro

De drogas que ayudarían

La juventud que ya falta,

Y se amontonan en ellas,

Las ventanas de tu cara, 

Mientras se cubren de venas

Las partes que me olvidaba.

 

El corazón se arrebola

Debajo de tus pestañas

Y los ojos te denuncian

Las intenciones ocultas

De cosas que no hacen falta

A las 3 de la mañana.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.