Ivan Pablo

El Hombre Imaginario

 

Por la no existencia de tus gestos físicos, inmóvil.

Ese dia al caer la tarde encontré tu sonrisa en el rostro de los niños y me hice libre, en ocasiones dibujo y escribo con tus manos pero ayer pude ver con tus ojos.

Perdí una parte de mí en un parpadeó, la disonancia mas grande en nuestra canción es la de mi espiritu... La realidad secuestro mi alma y reconstruirla solo fue posible despues de la lluvia, te respire en el aroma de las plantas florecientes.

La ansiedad juega con mis parpados por la noche, la melatonina de mi fatigado cuerpo no es suficiente, ofrezco la luna a cambio de un rincón tranquilo en donde dejar caer mis parpados, entonces ese dia ya las estrellas no tenian tono alegre ni las nubes bailaron en el viento. La pérdida de tu forma física ha comenzado, nos ha ganado el silencio. Tengo sed.

En el río, el árbol sus hojas, en el viento y en el mar, en la lluvia.

Estas ahí  aun te veo, en lo ilusorio y en lo tangible. Cada día ofrendo mis ojos para que por medio de mi contemple durante el frio, un paisajes por la noche o por la mañana, la tercera noche del fin de su ciclo le ofrecí voz y dijo: -Continúen, estoy bien en este lugar nada es malo aquí, asi lo dijo aquel hombre a través de mis labios y mi voz, hombre cuando seas parte de la tierra serás la raíz de un árbolo sus hojas, lluvia o viento y fluiras como el rio. Cuando la música trastoque tus sentidos, piensa en mí. Cuando corras sobre el pasto verde, piensa en mí y suspiro. Y asi comenzo el viaje de la nostalgia una ves mas, sus ojos me ven y yo los dejo ir en el espiral de la mente.

  • Autor: Ivan Pablo (Offline Offline)
  • Publicado: 31 de marzo de 2016 a las 21:07
  • Categoría: Sin clasificar
  • Lecturas:
  • Usuarios favoritos de este poema: nelida moni, Ivan Pablo.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.