Franz Talithier

Crisálida

Crisálida

 

 

 

Jugábamos con falsas ideas

hasta que se rompían los lienzos de falsas alarmas

y buscábamos en bocas, bocas danzantes,

ríos llenos de sombras y de peces.

 

Decaída, pómulos lagrimosos,

quieta ahí en sueños jamás deshechos.

Libre no me siento, tus cruces caen

sobre mi pecho, sobre mi taciturna lengua.

 

Árbol que lloras salvia, no haces

nada en la sombra, es que tu no existes,

es que tu no lloras.

 

A la sombra del durazno te debo yo mi amor,

es que el tiempo es escaso y desciende bajo la orilla.

Desbocado corazón, hoy te entrego a mi patria,

como un cofre a tu desgano, como agua en mi semilla.

 

Eres como el aire que el acanto me arrastra,

que con su aroma me dedica otro fiel suspiro,

que si tan solo morirse fuera

nuestro cruel destino,

no habría necesidad de andar matando

con la escasa vejez al alma.

Comentarios3

  • ESCOLASTICA SALAZAR GOMEZ

    hermoso sentir y hermoso deseo felicidades me ha gustado

  • javierpelaz

    Es muy bueno. Enhorabuena!
    Saludos Javier

    • Franz Talithier

      Gracias Javier!! Saludos!!

    • franklin blanco

      Muy hermoso y sentido poema. Gracias por compartirlo. Saludos cordiales amigo.

      • Franz Talithier

        Gracias a vos por comentar!!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.