rafaelqmas

corriente de lluvia

Corriente de lluvia.

Un riachuelo amarillo por el frente pasa

cada vez que llueve

pasa ese caudal pasa

 

amarillento pero fresco,

es fuerte y no es constante

aparece en frente cuando llueve

los barquitos blancos de papel

los que allá se  mojan por la lluvia

que por su velocidad

 

y una nostálgica agonía

agobian ya en mi memoria,

la distancia

la del tiempo ido,

y tan ido yo me elevo

y tan lelo yo me enredo

en el caudal que yo me leo.

 

ido, ido y lelo yo

ido yo de niño y no enfermo

una calma de la cotidiana

vida lenta  que se revelaba

se me revelaba y yo meditaba

una nada nada

 

que me amaba andaba

 

nada de la nada en que nadaba

la comida con su dicha que es ausente

riachuelo amarillento que me envuelve

en ausente que me vuelve todo un  ido

que me pienso en nido y tan  herido

con los míos herido y tan heridos

del comer ausente

de sospecha hiriente 

que ha sufrido

que lo olvidan gentes

con alegre olvido

 

de un edén de niño

olvidado en frío

de calor vencido

de normal la vida

 

la garganta y el silencio ahogan

paralizan frío aunque refresquen olvido

del calor que se sabe, pronto volverá!

del calor que anunció su permanente intensidad

al anunciar la lluvia, el riachuelo que me va

melancolía vida que vacía y que normal

 

cotidiana y lenta

mi mirada eyecta

con la corriente el vahido mudo no se va

 

y la infancia arriba a levantarse irá

entreverada y  tierna sin saberlo crecerá

 

como ventana de una nueva transparencia viendo

lo que vive aquel ambiente que en el tiempo viendo

el oscuro su mensaje amenazante hirviendo

nubarrones grises plomo oscuro haciendo

sin creerle aún que agua cargaban lloviendo

las tristezas miento

son los miedos vientos que mojan la tráquea

 

sin creerle yo en su movimiento yerto

su  avecinamiento intenso

con su ventarrón inmeso

en mi garganta ahogan  con seco silencio

escalofrío ciego, el abandono en huesos

que paraliza fríos aunque refresca olvido

del calor que sabe pronto volverá

el calor que anuncia permanente intensidad

al anunciar la lluvia, el riachuelo

aliviará…

mi soledad embriagará.

 

Realidad de abandonos

De los míos, sus hambrunas

Y perezas flojas, sus congojas donan

Y sus goces frescos

Con la corriente van

 

Sus afectos neutralizaran

Entre hermanos luchaarán

Se negarán se anegarán

De soledad unos a otros maltratarán

 

de la lluvia de desidia se herirán,

de egoísmo trueno se querrán ahogar

De la lluvia triste  de  su triste soledad.

 

que Se va, se va  que yo quiero que se va,

en el río revuelto que la lluvia irrumpirá

y es que quiero irme y  creo que me llevará

Riachuelo fresco de calor y  tan fugaz

De amarillas turbulencias se que tú  me traerás

Me volverás

Para aliviar

Para aliviar mi soledad.

Comentarios1

  • LUIS ADONAY VENEGAS LEYTON

    Amigo, ese riachuelo amarillo colmado de lluvia siempre se hace presente en nuestras vidas. √Čl trae y lleva de todo cuando hacemos navegar nuestros ilusionados barcos de papel por sus aguas turbulentas o calmas.
    Hermosos y profundos y conmovedores versos.
    Gracias.
    Purenino



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.