NorbertoPablo

Llegaste con la primavera

Arribaste señera, Alondra, en la primavera duradera.
Apareciste antes que el sol saliera, cuando estaba despierto.
Viniste una noche en que los ojos se me quedaron abiertos.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.