luisa leston celorio

CABALLO BLANCO -Relato-


AVISO DE AUSENCIA DE luisa leston celorio

Os saludo amigos.
Intentaré entrar más a menudo aunque no sea tanto como deseo.
Por razones de problemas visuales no puedo estar en el ordenador, por esa razón no podré hacer muchos comentarios, pero abrí para intentar comunicarme poco a poco con todos ustedes porque os hecho mucho de menos.
Un abrazo.

-Abuelo, ¿qué significa caballo blanco?

El abuelo se queda sorprendido, un joven de quince años no hace una pregunta tan simple porque sí.

-¿Caballo blanco?

-Sí abuelo, y no precisamente de esos que trotan por los campos.

-Ah, pues creo que sé lo que me preguntas; pero me gustaría saber a qué viene esa curiosidad.

-Hoy en clase el profesor le dijo al tiralevitas de turno que él no precisaba de “Caballos blancos”

-¡Caramba con el tiralevitas, como ha de ser para tener al profesor harto!…

-¿Acaso también se les llama así a los  chaqueteros abuelo?

-Hay que leer más Jaime, a estas alturas de tu vida bien podrías saber ya el significado para marcar distancias con estos personajes.

Un pelota, chaquetero, tiralevitas es lo mismo, un “caballo blanco” es uno de esos seres, pero llevan al extremo su servilismo.

Caballo blanco se le suele decir a aquella persona que le hace el juego sucio  a sus superiores o a esas personas que  por alguna razón inconfesable les está agradecidos, también aquel que se quieren aupar dentro de una organización, sector, o sociedad y piensa que por sí mismo no tienen méritos para alcanzar sus metas.

-Ya, ¿trepas?

-También, pero por lo regular son seres simples, carecen de amor propio, no sé sienten validos y   necesitan que les den palmaditas en la espalda para sentirse bien. Suelen ser gente que no les importa más que crecer a costa de lo que sea.

También pueden ser gente que ni siquiera se den cuenta de que están siendo utilizadas, pero se sienten importantes. -En el fondo son causa de lástima, pero peligrosos-

-¿Y cómo los pueden utilizar a demás de para que acusen a sus compañeros?

-Pues veladamente  les  puede hacer sentirse importantes, y si hay que amenazar a alguien el jefe o  quienes sean  no lo hace directamente. ¿Entiendes?

A estos personajillos se les suele llamar caballos blancos querido nieto.

-Pues ya comprendo porque el profe se enfadó con el tiralevitas. Siempre anda cotilleando sobre el resto de los compañeros… y no compañeros.

 

-Por lo regular terminan muy mal, pues si en  algo se les tuerce en el camino a sus “amigos” les suelen dejar en la estacada. 

-Lo que no comprendo abuelo es porque se les llama “caballo blanco”-

-No hay caballos blancos ni negros totalmente, cuando alguien vende un animal de estos  completamente blanco pronto se le descubre que es falso.  Es decir, porque luce un pelaje que en realidad no posee. 

De manera mi querido Jaime, vive con decencia, ayuda a tus semejantes, no vayas por la vida con la cerviz baja, que la alegría y la confianza en tu prójimo sea cada día una de tus metas, pero  cuidado con los mansos, con quien te da palmaditas, con quien lucen poderosos, pues detrás de  esa imagen no suele haber nada noble.

Me encantaría que ahora que sabes lo que significa esta frase la reflexionases bien querido nieto.

 

Luisa Lestón Celorio.

Comentarios1

  • Carmen Ubeda Ferrer

    Buena enseñanza la del abuelo a su nieto Jaime. Muy bonita historia.
    Hay que enseñar a los jóvenes a que alcancen metas y sepan tener un sano crecimiento personal.
    Un abrazo de

    Carmen



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.