carlos obeso

Descansa en Paz

Se abrieron sus piernas despacio

como se abren las puertas del paraíso

para mostrar poco a poco el interior de su patio,

ese jardín floreado, húmedo, lleno de vida

donde postran las almas sus cuerpos agotados.

Se abrieron sus piernas despacio

impacientando mi apetito,

aumentando mi deseo

y la necesidad de asilo

en tan acogedora estancia.

Escuché su risa, sensual y pícara,

banda sonora para su mirada lasciva.

No sé a qué estas esperando!

me suplicaron sus labios.

Respondí como responden las fieras

cuando perciben en su presa

el olor de la plena entrega.

Caí sobre ella y nos mezclamos,

nos mordimos, nos retorcimos de hambre;

hambre mutuo de carne.

 

La piel nos quemaba y su vientre era insaciable.

El reloj se volvió de piedra

la ventana quedó ciega.

Ya no importaba nada

de lo que pasara allí afuera.

Sus muslos temblaban al ritmo de mis caderas,

gritamos, jadeamos, vaciamos nuestras fuerzas.

Ella ya no era ella y yo no sé lo que era.

En las sábanas empapadas

clavamos nuestro estandarte.

Era la señal que marcaba el final del combate.

Agotados y satisfecho ya nuestro hambre,

volvió de nuevo la Paz ...

la más bella, la más grande.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.