Melitos Guzmán

Otra carta

Lunes  14/03/2016

Hay días que te extraño más que otros; y hay días que ya ni siquiera me acuerdo de ti, hoy por ejemplo me levante en plena madrugada con el corazón arrugado de tanto dolor, parecía una planta marchitándose en busca de un poco de agua; con mis ojos ya cerrados listos para descansar apareciste en medio de la oscuridad de mi sueño, ahí estabas con esa sonrisa que con tan solo verla solía derretirme, con esa mirada que solo tus ojos tienen, esa única mirada tuya que era como un imán que hacía que me acercara a tu cuerpo, ahí estabas tratando de decirme algo, pero no logre escucharte. ¿Cómo hacer para ya no necesitarte? me pregunte, y la respuesta solo es un abismo al cual voy cayendo lentamente y sin arnés.

Hasta el maldito aire que respiro hace que me acuerde de ti en noches y madrugadas como esta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.