Raquelinamor

RESURRECCIÓN, levantarse, alzarse, resurgir, renacer.




¿Quien renace? ¿Quien resurge?
y vuelve a germinar cual semilla,
sino aquello que una vez muere,
yerto sobre la madre tierra se alza,
con fuerza desde la entraña ¡vence!
regresar a vida en otra circunstancia,
parte de la materia, ¡vivirá!
¿Pero el hombre renace de si mismo?
sobre su desgracia, con su optimismo,
caído en su derrota, el erguido lucha,
y vuelve a dar frutos en la nueva vida
que ufano gana y del destino disfruta.
Levantarse como Ave Fénix de cenizas,
cuando adverso, el tiempo le castiga,
y la última oportunidad ansioso espera,
todos queremos hacer algo importante,
pero traicionan las horas que no llegan.
Entonces la esperanza trae consuelo,
que habrá nueva vida cuando duermas,
el sueño eterno, y así el hombre es feliz
soñando, y su mente muere creyendo.
¡Oh resurrección! de muerte a vida,
¿pasará?
Ambientado en el tema musical
de kuroneko-hachechan
raquelinamor


Desde la cruz crece su renacimiento,
revivir desde una muerte segura,
levantar el cuerpo que yace como roto vidrio,
que un alfarero puede volver a construir,
así es que resurge, aviva, y resucita,
nuestro Dios, oh, Dios de los vivos y muertos,
que enaltece su envergadura en ángeles,
que apasiona su redención,
y se debilita como emoción,
si en el egoísmo muere su pecado,
de subordinar lo que es Dios mismo,
de una cruz se levanta,
del acecho de la muerte,
resurge como cenizas de un fuego,
que hoy sintetiza lo que fue una muerte segura,
como un ave que vuela y alza sus alas en el cielo,
que se inclina a ver su obra,
cuando ya dicta el comienzo a comenzar otra vez...
Emy5



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.