Santiago Miranda

La frontera

 

Tiene que haber un hueco
en fondo de la mar..


Cerca del puerto final
descendiendo por el valle
recto en la curvareda
dentro de sus escuadras
no podremos escapar
a la nación desdibujada
en mapas y regiones
borrosa nos invita
al interior que no limita
que confunde en su estar.

Allí:

 

- Volví a nacer
el 91 del milenio decisivo
mientras mudaba este exilio
o el rotulo del envasado
hemos buscado
como consuelo
los premios que quedaron
del maremoto postergado

 

- El pescador de la escafandra
la machi autóctona y el gringo cura
una ranchera empapada en lluvia
ardiente agua que nos nubla
el duelo, el vino, lo perdido
fui excluido de los míos
Maite querida
tu belleza elegía

 

No pasarán dijeron los tuyos
No pasarán y me parte el espiritú
arrasaron con vuestros recorridos
en el viejo continente, en el nuevo:
en el mío, y el piélago no está
pacífico..
esta dictadura..
parece que no acabará nunca.

 

Tiene que haber un hueco
en fondo de la mar..

 

Un tapón en el océano
donde la sal escurrirá
la baba del maremoto
de algún lugar debe llegar
dos mares conectados
hay un otro
debajo de esta mar
¡convéncete
no hay otra alternativa!

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.