luisa leston celorio

DESEO CUMPLIDO


AVISO DE AUSENCIA DE luisa leston celorio

Os saludo amigos.
Intentaré entrar más a menudo aunque no sea tanto como deseo.
Por razones de problemas visuales no puedo estar en el ordenador, por esa razón no podré hacer muchos comentarios, pero abrí para intentar comunicarme poco a poco con todos ustedes porque os hecho mucho de menos.
Un abrazo.

Bajo el estrellado firmamento  descansaba sobre suave alfombra verde salpicadas de diminutas florecillas silvestres. El aroma de la manzanilla y delicadas  violetas  penetraban en sus pulmones que se iba inundando de aquel aire puro que le regalaba la tibia noche.

De vez en cuando se sentía un aleteo que le hacía estar expectante para observar a donde se dirigían las nocturnas aves. Un mochuelo con los ojos bien fijos intentaba captar la presencia de una presa. Pequeños murciélagos revoloteaban como si no tuviesen rumbo fijo,   y sutiles trinos se escuchaban en los nidos, trinos de las crías de los pajarillos que intentaban acomodarse en sus primorosos nidos bajo el delicado plumaje de su madre.

Mientras gozaba en plena naturaleza no perdía de vista el alto cielo donde la espléndida  luna lucía con solemnidad majestuosa.  Ni  una sola nube, ni un sólo obstáculos para poder contemplar la lluvia de estrellas. Se le antojaba que aquella noche era exclusivamente creada para él.

Cada mes de agosto  volvía al pueblo, a aquel bello lugar entre montañas para ayudar a su familia con las faenas del campo, y como recompensa podía gozar de aquellas noches fantásticas, noches de ensueño,  donde no sólo se reencontraba con la naturaleza, sino que también con su espíritu y con el mismo creador.

La paz era tan inmensa que le reconciliaba con el resto de la humanidad y consigo mismo. Allí lejos del vertiginoso   trasiego que atrapaban las almas en la ciudad se  sentía parte de la grandiosa naturaleza.

Deseaba compartir con su ser amado aquellas experiencias que le llenaban de gozo, que le daban satisfacciones maravillosos,  el gozo de encontrar la paz, de dar significado a su vida, de sentirse el hombre más afortunado, pues sentía como la sangre bullía por sus venas, el corazón le latía acompasado salvo cuando ella estaba presente. ¡Eso era muestra de que el amor había prendido en su corazón!  No, no esperaría más, tenía que compartir con ella lo mejor que poseía, el cielo y la tierra ¡Eso mismo, el cielo y la tierra era suyo! Él era el dueño de aquel firmamento que le arropaba cada  noche de agosto.

Una estrella fugaz le sacó de su encanto, y en el mismo momento que la avistó se produjo el milagro, pues se le cumplió el deseo que  cada noche de San Lorenzo le pedía desde el momento que la había conocido, desde el momento que el amor penetró a través de  la cancela de su corazón.

Desde entonces, cada día de San Lorenzo sobre  las altas cumbres de su hermoso pueblo juntos   contemplan  tumbados bajo el  estrellado manto  la lluvia de estrellas, cada día de San Lorenzo les piden sus deseos mientras entrelazan sus manos.

 El secreto está en que el deseo siempre es el mismo. Volver a reencontrarse con la lluvia de perseidas cada mes de agosto.

Así se siguen cumpliendo sus deseos.

Luisa Lestón Celorio

Comentarios2

  • Carmen Ubeda Ferrer

    Muy bonito y poético relato, amiga Luisa. Para comenzar el día ha sido un buen encuentro con tu prosa, que describe una maravillosa noche.
    Un cariñoso abrazo de

    Carmen

    • luisa leston celorio

      Cada mes de agosto mi marido recuerda aquellos años de su infancia y juventud donde se tumbaba sobre la verde hierva bajo la techumbre del firmamento para contemplar las perseidas. Lástima, ahora ya hay que irse muy lejos para gozar de este espectaculo porque las luces eléctricas no dejan verlas.

      Me alegro que te haya gustado Carmen.

      Un abrazo
      Luisa

    • Peregrina

      Estimada Luisa, me he detenido a leer tus últimas entregas, todas tan certeras y tan profundas; me alegro de encontrar de nuevo tus poesías, prosas y relatos que nos compartes, siempre es un gusto pasar por tu espacio, un abrazo...
      Saludos amistosos de
      Peregrina



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.