MEVE

La inesperada musa.

Ella es poeta, ella es un silencio,
ella es sorpresa y en este momento
es alegría.

Y de la nada encuentras a la musa,
oculta entre plástico, maquillaje
y prejuicios.

Entonces, te das cuenta que no importa
lo que pudo ser, sino lo que aprendiste
de esta mujer; de la dama de la oscuridad.
Y no puedes parar de escribir poesía
porque todo lo que has encontrado
debe ser descrito, necesita ser escrito.

 

MEVE.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.