malcocosta25@gmail.com

Tu entrega y mi espera

 

Tu entrega y mi espera.

Cuando con el cuerpo roto
me despida a los silencios
y clavados mis huesos
en fondo de tus ojos
verás que no hay cerrojos
en las puertas de mis besos
y colmaré con sueños
tus íntimos enojos.


Cuando mi piel se rompa
ajada y desgastada
cuando en finas hilachas
queden en tus manos,
me ocultaré desnudo
en tu oceánica mirada
y de su mar profundo
sereno y mudo

saldrán auras doradas.

Verteré en la tuya
mi sangre de alborada
y habitaré en el polvo
de tu alma ilusionada
y con destellos de luna
asomada en el ocaso
ataré con sus lazos
en la esbeltez de tu cuello
el rocío marceño
en el amanecer de tus brazos.

Sentirás en revuelta
un fulgor de luceros
de mariposas sueltas
se llenará tu sendero,
y colgará en tu cintura
la lluvia de Enero
y en el sol de tu pecho
los vientos austreros,
aromados de bosques
serán tus delirios
con versos sublimes
alejaran los martirios,
ninfas y lirios
florecerán en tu vientre
y en coral de tus labios
la flor inocente.

Seré ceniza de ancestrales leños
seré la roca que paciente espera
seré la tierra donde no hay dueños
seré el que anuncia la primavera,
vendrán destellos de las arenas
vendrán espumas de las mareas
vendrán las mieles de tus colmenas
vendrán tus hojas cuando venteas.

Del espeso boscaje
de tu rubial cabellera
en sus lianas salvajes
donde florecen herberas,
vendrán las señales
precisas, certeras
que en un cuerpo a cuerpo
de amor de quimeras
en una amalgama de barro y de cera
quedarán fusionadas
tu entrega y mi espera.







 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.