HectorFlores

Él pregunto por su flor.

Entrando a la gris sala pregunto por su flor. Heraldos respondieron un no. Su voz lo aquejo, y su recuerdo lo mato. 

Subiendo las escaleras miro los cuadros de viejos ancestros, él les pregunto por su flor, ojos quietos en tristeza respondieron de boca sellada un no. Su voz lo llamo, su recuerdo lo espero. 

Frente a la antigua puerta de pútrida miel su mano se elevo, él pregunto por su flor, el familiar jardín interior respondió un no. Su voz lo acerco, su recuerdo presente lo desespero... 

 

 

Una flor marchita sin pétalos, un recuerdo que no llamara con su voz, una habitación sobre la sala gris, y una lágrima sobre el rostro de un fallecido amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.