Carvajal

EL ESPEJO

El espejo, lo miraba absorta en sus ojos como si quisiera ver su interior,

como si buscara algo imposible de encontrar a simple vista.

Parecía perdida, parecía tener muchas preguntas sin respuestas.

 

Esa mañana camino por la calle con una sonrisa usual,

a sus amigos siempre les gustaba estar con ella, les daba alegría a todos a su alrededor.

Lo raro era que podía sonreír, jugar, bailar, pero al llegar a casa al estar sola

no volvía a sonreír más, no podía, era imposible ignorar la verdadera soledad que la embargaba.

 

Ese día simplemente no pudo ignorar la envidia que le tenía aquella chica de las fotos.

Lloró, lloró como en mucho tiempo no lo había hecho, y es que no envidiaba su rostro,

su físico, no envidiaba lo sexy que esa chica podría llegar hacer.

Nunca pudo si quiera reconocerse a ella misma lo mucho que podía llegar a envidiar alguien,

nunca formo parte de alguna oración pronunciada en su lenguaje pero esa noche calló,

esa noche lo dejo salir, esa noche el viento, el tiempo, la oscuridad lo supo:

 

´´envidio tanto el que ella hubiera tenido una historia que contar´´

 

Ella sabía que para el mundo sería estúpido, pero anhelaba tanto tener una historia,

que le provocara tantas emociones que no podría dejar de escribir en meses,

es que lo que veía en aquella chica no era una historia feliz, ni perfecta, eran momentos compartidos.

Todos tenían su historia llena de todo, pero ella era relleno para otras historias, nadie llenaba la de ella,

nadie llenaba con ella ese espejo en el que se perdió!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.