lemonroge

El gusano conquistador


AVISO DE AUSENCIA DE lemonroge
por ahora me encuentro ensimismada en las paginas de mi amante de turno

El gusano conquistador

 

¡Mirad! ¡es noche de fiesta 

dentro de estos últimos años desolados!

Una muchedumbre de ángeles alados, ataviados

con velos, y ataviados en lágrimas,

esta sentada en un teatro, para ver 

una comedia de esperanzas y temores,

mientras la orquesta a intervalos suspira

la música de las esferas.

 

Los mismos, hechos a imagen del dios de las alturas,

musitan y rezongan por lo bajo,

y corren de acá para allá-

Puros muñecos que van y vienen

al mando de bastos, informes seres 

que cambian las decoraciones de un lado a otro

sacudiendo de sus alas de cóndor

el invisible infortunio.

¡oh, que abigarrado drama! - ¡Ah, estad ciertos 

de que no será olvidado!

Con su fantasma perseguido, sin cesar, cada vez má,

por una muchedumbre que no puede encontrarlo,

cruzando un circulo que gira siempre 

en un mismo sitio.

Y mucho de locura y más de pecado 

y horror son alma de argumento.

 

Pero mira: entre la música barahúnda 

una forma reptante se introduce 

un ser rojo de sangre retorciéndose

de la soledad escénica.

¡Se retuerce! - ¡Se retuerce! - con mortales angustias,

los mimos se toman su pasto.

y los serafines sollozan ante los colmillos de aquella sabandija

empapados en sangraza humana.

 

¡Desaparecen - desaparecen las luces- desaparecen todas!

y sobre todas aquellas formas tremulantes

el telón, paño mortuorio,

baja con el ímpetu de una tempestad.

Y los ángeles, todos pálidos, ´macilentos, 

se levantan, se quitan los velos, y afirman

que aquella obra es la tragedia del hombre

y su protagonista el Gusano conquistador. 

Edgar Allan poe.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.