Santiago Miranda

Canción de rebelión

Premura, ternura, sedición

es de muerte esta negra canción

sedimentos,  vaivenes, traición

el himno patrio ha parido fulgor:

rebelión

 

"Hombrón", mujer, cabrón, maricón

mediohombre, enano, letrado juglar

la perra, la sarna, lo sacro; lumbar

todos son llamados al desviado lugar

donde se cuece la cruda, la fría verdad

las bombas que estallan ya van a arribar

encuentro armado, espera al llegar

se siente en el aire, acordes allende la mar

 

El sable en la cintura

sobre el viento cabalgador

ahora dejo las orillas

ahora que entro en el fragor

Vivir la vida

He tomado decisión

nada es ajeno, jamás a mi percepción

El hombre ha sido robado

al estentor del sol; al resplandor

 

Las calaveras y el catamarán

leviatán de aguas praderas

carabelas dejamos atrás

redescubrir un mundo nuevo en nuestro viejo hogar

delimitar un hombre nuevo sobre lo que queda atrás

ahora que entro en las venas abiertas de la nación

ahora que levanto mi cuello para respirar sobre el exterior

 

Ahora comprendo, que:

 

Por la borda fue lanzado el corazón

Los sentimientos han tomado el control

El motín, el botín, leivmotivo

Un santarello atronador

Nao, ñaco, mi hirviente sangre: no

Los idiomas que no domino

Mis manos sobre el cañón

Verde prado, crepúsculo ensoñador

A tí me confío, mi señora, de la luna resplandor

me despido del dulzor, del candor 

de la calma perpetuante

Status quo del dolor

 

Mi tierra y su sangre

indígeno volcán

Braman las fieras

la luna acallando va 

encremada en promesas

encandiladas sobre el amar

 

El veredicto guerra ha tocado el corazón

ha sido claro, ha cobrado la razón

su vida es el precio, pagado, por intentar

en el acto, en el pensamiento

la subversión va a arribar

la soga, la tromba, el fondo del lar

asesinan heroicos pechos

al otro lado de la mar

 

Cordillera que nos miras no dudes entrar

el humo, los lamentos, la rebelión por estallar

en el fondo del agua

en el centro del mar

en las piedras mojadas

en las gotas de sal

en las lenguas de fuego

en las nubes que están

sobre los terrenos del cielos

sobre la arena y el sol

como dos amantes unidos

más allá, de la alegría y el dolor

nuestro canción

ha empezado a sonar

comienza con premura y termina en matar

 

Comentarios1

  • liborio cantillo

    un cordial saludo Santiago,
    los poemas que escribes son la realidad de este mundo donde todo esta sumiéndose en el caos total que dia a dia deja como dices a ser que se llama humano o nos llamamos, perdidos sin poder dar vuelta atras y lo predijo Milton en su gran obra El Paraiso Perdido cuando los demonios se apoderaran de todo.
    es agradeble leer tu obra que nos lleva a vivir estas realidades
    saludos amigables

    • Santiago Miranda

      gracias estimado, espero poder leer tal libro cuando tenga tiempo, saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.