yito

Abuelo

 

 

Hoy me contó mi abuelo, al morir la tarde,
del destierro amargo que opaco su sol,
quebrándole el árbol de su propia sangre
que en su lejana tierra, por siempre dejo.

Tenia su mirada nostalgias de niño
cobraba presencia su gente de ayer,
la tierna Alemania con recuerdos vivos
desafiando al tiempo, le rozo la piel.

En sus ojos tristes, las luces del cielo
contemplaron perlas, queriendo brotar,
le tendí mis brazos buscando sus besos
y en el viaje a casa... me puse a llorar.

 

Comentarios2

  • gaston campano

    Nunca he abandonado mi país, pero creo que debe ser complicado dejar sus raíces.

  • yito

    Creo que dejan heridas, imposibles de sanar, los ojos estan siempre puestos em la distancia. Gracias por su comentario



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.