salgomanzano

Bajo el manzano


Bajo el manzano
nuestro primer encuentro
entrelazados
Tus besos y los míos
ardiente fragua:
Labios ardidos
besos abrasan...


tus manos suaves y temblorosas
e inquietas por nuestro primer encuentro,
apretaban las mías, con cariño y dulzura,
hacián que yo temblara de amosión,
pero tus brazos apretaron mi cuerpo
y me sentí feliz y segura.


Bajo los rojos soles que impregnan
de amor mis papilas y mis labios,
fundo mi pulpa con tu esencia,
atropello de savia encontrada
tallando cortezas de adolescencia,
latiendo dos corazones de poma
que quedarán para siempre
en el zumo carmesí de tu boca.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.