Andrea Leon Hdez

Carta I

Que de mis labios salgan las palabras más dulces,

de mis manos la inmortalidad de sus palabras sin pronunciar,

eviten mis palabras su ansiedad,

locura 

y grises. 

 

El cielo nublado 

no ha de verse tan hermoso como hoy,

de reflexión se invadan tu centro

y de calor tus hemisferios, 

los humanos de desdicha nos aborrecemos en alma

¿qué no somos bastante bellos ya?

tenemos la pasión de la voz,

el honor del latido constante.

¿No somos bastante afortunados?

 

Vivir sin censura 

de nuestros cuerpos desnudos,

de nuestras ganas,

de nuestras palabras de aliento verídico,

ha de juzgar el mismo ser y no el mundo,

el mundo no juzga.

 

La sensualidad de las palabras

y su poder inadmisible, 

quien no se deje seducir en las palabras

será en acciones, 

siendo las palabras tan bellas, 

no hay quien no doblegue.

 

 

Amplía la invitación

del disfrute y la dicha

que como buenos compañeros

alimentan al humano como un ser inerte,

mas que el sol o la luna

o los besos desesperados de tu enamorado

que sean ellos quienes tu alma sean propietarios.

 

 

 

Comentarios1

  • gaston campano

    M e gustó tu carta ya que me trajo a la memoria una exposición de cuerpos pintados, don de desnudos solo se veía el arte de la pintura, desde el engendramiento hasta la momificación, todo con el ser humano , pasando por una vida de sensaciones y darse cuenta lo que somos lo que fuimos y lo que seremos, un saludo cordial.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.