LA CEGUERA DE LOS CUERVOS

La sequía.



Llueven cadáveres
menudencias metálicas
maquillan la filia a los muertos,
hay un sol pudriéndose 
en una cama de cera
cubriéndose de cultura asesina
al filo de la esperanza
contada en mitos 
atravesada de boca en boca...,

En la oscuridad que envuelve las mentes abiertas
con el bisturí en la reflexión, mutilan al sabio crucificado
en la tumba del futuro,
bien apretado en el dolor de un libro
da a luz la muerte una paz de noches tatuadas en lágrimas de esclavos sorteando el látigo de sus vidas.

Sequía en el pensamiento, en el cáliz de los sentimientos
se fragua la virginidad del amor maquillado en las estatuas de carne
que esculpen la felicidad en sus poros de sal.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.