ValeriaCastillo

MOMENTÁNEOS INFINITOS

tu frente, tu olor, la forma de tus labios, el color de tus ojos pequeños...

y tu risa sin restricciones, como si un niño aún viviera dentro.

tus manos que no saben de tiempo, tu playa, tu mar. 

 

y el tiempo transcurre... vuela, dirían los viejos,

como si nada necesitara de la paciencia del mundo.

como si el verde de las hojas no requiriera delicada planeación

avanza sin tapujos, a galope, derribando a su paso cualquier duda o indescición.

 

mira que avanzo,

pero creo, no alcanzo la velocidad de esta vida

me atraso con mis propias cabilaciones.

me quedo atrás, sintiendo como en cualquier momento necesitaré correr

... no sé si estoy preparada para la prisa.

 

así que cierro mis ojos, abro mis manos y suspiro.

con la paciencia del mes de mayo me detengo,

sin prestar atención a la prisa del mundo que me absorbe

como si el mundo entero me escuchara y se detuviera conmigo;

el viento y el verde se detienen y permanezco... inmóvil, inamovible.

 

un segundo a guiso de días, de meses... y me basta, me basto, me lleno.

 

pero siempre me regresa

el ruido de tu mirada, la caricia que no esperaba

la palabra que de sorpresa de presenta en tu boca.

me avanza, me conecta de nuevo con el tiempo

y solo han transcurrido escasos segundos.

 

y lucho... por que será que siempre lucho?

cansada y sin fuerzas lucho.

contra lo inmenso, como si la mera voluntad de mi cuerpo fuera suficiente

para frenar todo aquello que jamás repara en mí para calcular sus tiempos.

 

se tensa mi cuerpo, mi mente se revuelve, el corazón se acelera y respiro...

como si el aire trajera consigo la comprensión de lo que jamás logro comprender

aquello abstracto que siempre logra clavarse en la parte trasera de mi mente

lo lejano, lo intocable, lo establecido.

 

no es complicado verás...

sólo quédate un momento, aquí estático a mi lado

prometo no retenerte mucho

detén tu paso mientras suspiro de nuevo

calma las ansias locas de avanzar a tientas.

 

 

sentirás que te reclamo valioso tiempo que te pertenece

pero te aseguro que solo pretendo que nos llenemos del momento presente

absorber cada molécula, para sentirme parte de esto que vivo.

 

me logras escuchar? si me escuchas

solo extiende tu mano que siempre encaja con la mía

déjame decirte sin palabras lo que el momento suplica.

y quizá por un momento, sólo por una fracción de este inmenso tiempo

logremos permanecer, en nuestro infinito inventado.

y al regresar, seguramente algo habrá cambiado

sin querer o que fortuna, queriendo

 

entonces podremos suspirar de nuevo

abrir los ojos y entonces, caminar

ya el camino trazado lo dictará la dirección de nuestros pies.

pero ya habremos logrado eternizar aquello que siempre pasa de largo.

 

acompañame, y seamos, momentáneamente, infinitos. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.