Poeta sin alma

Al rojo vivo

En tu estepa bendita dejo un beso
por la necesidad que me asesina,
acaricio tu talla escultural y fina
y tu relieve queda en mi impreso.

El viento entre los cuerpos opreso
silba fuerte una música divina,
queda entre los brazos en neblina
y en las sábanas impúdico y travieso.

Vibran nuestros cuerpos y los ojos,
en mi carne tu espíritu se me clava
en el velo de pasión y labios rojos,

descargándome en ti como lava ardiente
y amándote como si fuera marea brava
te hago mía, tan mía, intensamente.

Comentarios2

  • alma_28

    muy buen poema apasionado
    un abrazo

  • JADE FENIX

    "En tu estepa bendita dejo un beso
    por la necesidad que me asesina,
    acaricio tu talla escultural y fina
    y tu relieve queda en mi impreso."

    Aawww !!! simplemente hermoso, siempre un placer leerte.
    Un fuerte abrazo.




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.