felipe002

Musa en clarillo

La madrugada empieza,

la noche bosteza,

Y un mándala se agita,

en la pierna de mi princesa.

 

Musa que goza, como mariposa,

encima de mi cuerpo reposa,

mientras sus besos,

los sentimientos me rozan.

 

Flor. Silueta,

en el corazón tiene maleza.

Los recuerdos pesan,

das vuelta en mi cabeza.

Caricias me regala,

una carta se resbala,

y se cruzan las miradas,

por sonrisas ya cansadas.

 

El corazón se mantiene despierto

de par en par abierto,

su olor a rosa,

en mi piel se posa.

Ya que su espíritu leo

me tiene en su deseo.

 

No se que tiene,

se ríe nerviosa,

la noche se aleja piadosa

mientras en mis brazos

duerme una diosa.

 

Por la mañana despierto,

me siento muerto.

Busco a mi amada,

a mi lado,

Solo esta su almohada.

La habitación esta vacía,

no quedan ganas ni alegría.

Tengo que despedirme

hoy, es su ultimo día.

 

La distancia crece,

el tiempo envejece,

su piel desaparece,

parece que se va de viaje.

El corazón entristece,

recuerdos fallecen.

 

Su olor aun me enloquece 

 

Aun que el ser de lucifer me besa,

las nubes se alejan con sutileza,

ahora que no esta…

La sonrisa traviesa de mi princesa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.