enmanuelmundo

Vas con migo...

Vas en este viaje como una sombra con migo,

Yo te llevo en mi pensamiento como una flor que se abre con la luz del sol,

Durante el día en el trabajo, eres como la chispa de energía que me mueve a seguir,

 Y por las noches estas en cada sonrisa que atraviesan mis ojos,

No existe la maldad, cuando vas con migo,

Cruzo la instancia y siento tu caricia en los ojos de las personas que me observan.

Te amo, porque con tigo he vuelto a esa isla que había abandonado,

Miro, a la gente y creo que guardan la semilla de la bondad en cada una de ellas,

No es cierto que mi espacio con tigo está acabado…

Puede ser solamente un sueño…

Voy cruzando el gran San Salvador, no tengo miedo si estás aquí,

Porque eres mi pequeña parte de la iglesia de la convivo,

Al pasar, eres como un soplo, que me da el oxígeno para continuar.

Vas con migo en todo momento,

Te has convertido en la luna de mis dias grises,

Alumbras mi espacio con la belleza de mujer sincera,

“… a nadie te pareces, desde que estas aquí con migo,”

Eres como la clave misteriosa que hace crecer la vida,

Tu sonrisa, muecas, me hacen el hombre que al cruzar la vida había ignorado

Eres como ese regalo que no se ofrece con las manos,

Él te quiero que no se pronuncia, pero se da con la mirada y el cuerpo.

Vas con migo…

Como la tinta de mi bolígrafo en cada verso,

Eres la mujer que ha querido entender lo que escribo,

Quisiera que estuvieras aquí, en todo tu ser…

Pues he conocido la cara de la imaginación,

Su transformación en la mera ilusión,

Pues me gusta tu silencio cuando estás conmigo,

Pero en la distancia es como si te he perdido.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.