Lucy Quaglia

La noche estaba dormida

La noche estaba dormida,

La luna la adormecía,

La cantaba cantos locos

De tristeza y de alegría,

Y las pasiones oscuras

De dolores y de penas

Se ahogaban hasta la sombra

De la luz de las estrellas.

 

La noche estaba dormida

En un bosque de eucaliptos

Y los hongos escondían

Enanos libres y gordos

Mientras los sapos cantaban

Y las ranas respondían

Una canción mexicana

Que ninguno conocía.

 

La noche estaba acostada

Y su panza se arrimaba

A la luna y a la cuna,

Al chocolate naranja

Y a los zapatos brillosos

En cadencias liberadas.

Cada vez que te veía

Me acordaba de los yuyos,

Los quesos y las comidas

Con arreglos de aceitunas,

Y un plato lleno de fruta

Adentro de la cocina.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.