J.K.

El mito de tu odisea

Habitaba mi quimera,rabiosa,la diosa Hera,
celosa de ver que era grandiosa la primavera
escondida en la timidez que refleja tu mejilla,
sabiendo que al florecer,tán cálida y sencilla,
mi Sol perdería su norte,como en la luz una polilla,
para nacer en tu horizonte y ocultarse en tu orilla


Venus observaba,me repetía que cuidado tuviera,
pues no había visto nunca belleza tan certera,
Artemisa,diosa y musa,confesó de tu existencia,
dijo;"Tú,animal salvaje,ejercerás reverencia,
a una deidad humana que emana de la clemencia,
amála,no le hagas daño o sufrirás la penitencia"


No fue hasta el otoño que comprendí lo que advertía,
al vestir tu blanca Luna con lágrimas que llovían,
Ares entró en cólera por dañar a su bella guerrera,
junto a Atenea y Crono,me declararon la fría guerra,
arrancando la voz de mi alma para que nadie oyera,
los gritos de dolor que por ti,en silencio libera


Apolo me despojó de la luz pura,que tú emitías
ahora me mira con rechazo,negando que tú existías,
cada noche Afrodita me visita vestida con tu recuerdo,
así no olvide el suplicío y el martirio se haga eterno,
destinado al Hades,hoy morando en él cumplo sentencia,
mientras Perséfone sonríe al ver el peso de tu ausencia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.