Alma Erótica José Luis Agurto Zepeda.

Volver a escribir

Ya no hubo más atrasos
no hubo más amarguras
llegó el amor para quedarse
y llegó con nombre de poeta.

Y mi pluma volvió a tener empleo
y fue la sonrisa de su Musa,
su mejor salario.

Comencé a escribir a diario,
volqué mis pensamientos,
fluyeron mis sentimientos,
afloraron al alba
y descansaron por la noche
en los bordes de tu almohada,
mientras los bañaba tu cálido aliento.

Mi verso se convirtió en ave
Y de entre la bandada
busqué tu ventana
me separé, bajé
y picoteé tus cristales.

Allí estaba yo
viéndote dormir
adivinando tus sueños
y queriendo penetrarlos.

Alma Erótica
José Luis Agurto Zepeda
Managua, Nicaragua
11 de marzo 2016

Comentarios1

  • Poemas de Pepita Fernández

    Hay un sol de resplandores renovados,
    que un beso nuevo a tus auroras les entrega
    y las amarguras parten sin dejar sus huellas.

    Se despereza el dormido verso
    en tu piel renovada de poeta ,
    afuera te espera un lienzo
    para pintarlo de inéditos poemas.

    Y vuelve el sentimiento a navegar
    en tus venas de poeta,
    y la almohada se preñó de poesías
    arropada por el tibio aliento
    de las caricias.

    Empujado por el deseo de escribir
    fuiste ave que le canta a la musa en su ventana .
    Y encontraste el remanso que necesitabas
    compartiendo sueños a estrenar, con tu amada.

    Eres un ser tan especial mi querido José Luis . Gracias por ser una persona tan transparente .
    Eres ese sol que añoré ver despedir a mi alba...comprobé así que hay sueños que se cumplen
    Un beso ...admirado poeta querido

    • Alma Erótica José Luis Agurto Zepeda.

      Ese beso lo recibo con el mayor de los placeres
      y buscando entre mis saberes,
      la palabra, el verso que te llegue,
      en el que de una vez te entregue,
      mi nombre, mi cuerpo, mi alma y mi mente.

      Besos mi amada y admirada poeta.

      • Poemas de Pepita Fernández

        Aquel día que volviste a escribir
        y que el nuevo fuego de tus poesía
        encendía mis candelas
        miré al cielo vestido de luces de porcelana
        y me cobije´ en tus brazos
        y me alié a tus versos
        y sentí que yo respiraba
        un aire distinto un aire que me apasionaba

      • Hay 1 comentario más



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.