amdiosteza

Pecado

Pecado, hoy mas que nunca sentí tu mortal venganza,
Hoy, mas que nunca me levante decrepito y enfermo
De tanto perdón no perdonado,
Hoy, mas que nunca sentí en mis vertebras,
El infierno desolado de tu sin corazón,
Hoy, mas que nunca clame unos ojos viejos
Para apreciar la juventud,
Hoy, mas que nunca llore descalzo en el rincón de mi memoria,
Y en el longevo beso de unas ojeras que deambulan
En el instante obsceno de mi desgracia,
Hoy, mas que nunca morí, pero en vez de reír de mi muerte
Como hago siempre, llore de una singular desventura
Por ver nacer el sol negro de tus ojos,
En el sol abstracto de tu ilusión.

Comentarios1

  • Elizabeth Chacon Stevens

    El pecado de tu muerte es no tenerla y lloras en desventura. Y sólo puedes ver el sol negro de sus ojos porque has perdido la ilusión de tenerla ... sus ojos se convierten en sol oscuro y abstracto, para ti.
    Me gusta.
    Un beso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.