Arcadio

-18-

-18-

 

Y ya casi lunático

Regué con cuido etéreo

El lánguido motivo

De un sentido

En modo estéreo.

Imborrable lecho

Donde consumamos

El pecado primigenio

Con el acoplamiento

de nuestras ansiedades

contempladas

polos por el tiempo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.