Azael Aguiar

LA LLEGADA

Vidrios rotos, malas miradas,

ya esta dicho, solo salgo de mi hogar

amargado por la suerte,

enojado del diá, subo por

la calle cotidiana, no cambio nada en mi rutina.

 

llevo una nube negra que lanza rayos y lluvias muy potentes 

sobre mi cabeza, 

aparte de mi alrededor el dia es nublado, como a mi me gusta

me paro en la acera, manos cruzadas 

mirando todo, con el seño fruncido.

Y ahi veo una pierna bajarse de un carro,

lo veo en camara lenta, veo la mano que agarra la puerta

y veo como sus dedos lentamente se aprietan,

veo su cabello en movimiento

y es ella, ella...

 

sigo con mis manos cruzadas y mi seño fruncido, 

pero es inevitable no cambiar, 

porque deseaba verla,

mi nube desaparecio, fue como que su sol rompio toda barrera cuya misión

era amargarme,

 

veo solo su boca moverse, me pongo deseoso 

de esas mujeres que tienen caracter y

personalidad muy potentes,

de esas mujeres que no se olvidan

veo sus ojos, me pregunto que traera de nuevo

y de donde vendra, veo su silueta,

como su camisa cae sobre sus senos

como mueve sus piernas,

tan delicada, y tan especifica con 

sus movimientos

 

amorosa pero retenida,

trae un tanto de tantas cosa

es mezcla, lujuria, prohibicion, deseo, amor y odio

sus carcajadas y sonrisa son imperdibles

sentirla es mi deseo .

Quizas esto ya sea otro tema...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.