Santiago Miranda

Silencio

La estancia permanece, clara en la penumbra
el espacio blanco que nos llama, el completo vacío 
que no horroriza al sentirlo
un peso que recae sobre los sentidos
sobrecargándolos de infinito
ejercicio de otra era alejada de nuestra esfera

No podemos habituarnos, al poder que emana de ella  
por recibir las descargas de visores, por las luces y los colores
por estar vivos, por movernos sin sentido, aparente


Los vectores discontinuos sacudidos por latidos
verdes hojas surcadas mecidas por la rosa del viento
susurro de los montes bajando con el rocío
de ladera crece la arboleda y el matorral envejecido
sin preguntarse su lugar en esta tierra
ni cuando, ni a que hora llegará a su destino

 

Como quisiera ser de tierra, hojas secas del otoño
como quisiera formar parte de la marea, desde las burbujas ciegas que revientan
implosionar desde el fondo de tu océano hasta el borde de mi ribera
como quisiera ser silencio y poblar cada molécula tuya con mi espíritu etéreo
como quisiera ser el fuego, único limpiador de misterios
luz delirante inmaculada aquí te espero

 

Silencioso será nuestro último refugio y final
de la causa perdida, retornaremos
de un origen silenciado de turnuras y de besos
quebrantados por inocentes llantos de vida, que no espera
un pequeño milagro entre dos silencios, por eso
piensa las palabras que dirás a los cuatro vientos
piénsalas bellamente
buscando el bien como frontera
o lo que tú creas más duradera
por lo eterno quedan resonando aquellos ecos
de forma certeza, habla con cautela
piensa lo que dices y no dejes de decir
lo que piensas
por que ya tendremos sobrado tiempo
para vivir en el silencio

Silenciosa/o:
es la muerte, no me asustan tus secretos
es el sufrimiento, oscuro, temido por reventar en destellos
el maestro que enseña de la manera más desagradable
mas te vale a tí, escucharlo
no querrás que se vuelva a enfrentar a tus señuelos
derrota espera por tu insolente criterio

II

¿Como continuar si el horizonte ha sido ocultado
por dedos de titanes de plata y acero
eclipsado y sin esperanzas?
Para que escribir y guardar lo escrito
por que no dejarlo todo y lanzarse, a las llamas
en un vals amoroso y olvidar los sueños
en el delirio del fuego
dejarse morder por las garras y su veneno


Para que escribir un poema de amor después de Mistral y Neruda
Para que escribir un cuento fantástico después de Borges y Cortázar
Para qué escribir una novela profunda y humana después de Hesse, Dostoievski y García Márquez
Para que escribir después de Homero después de Dante, después de tí.

¿Por qué escribir?


No lo notamos, pero nos estamos perdiendo, todos los días, nos perdemos en rutinas
y antes de despertar por las mañanas, aun seguimos soñando
Podríamos serlo. La posibilidad es fundamental
Esta puede mantener a flote un sueño perdido
No hundirte en la mas honda profundidad del sufrimiento 
Y no morir.
La vergüenza me cubre por completo
Y yo con mi manos la borro en el aire
Pero el aire es el mismo elemento, que respiro.

Nos consideramos promesas a lo lejos
Algún día valdrán la pena los intentos, e(m/s)pero
Ese día puede no llegar jamás
Y lo sé, y no lo olvido.
La porfía siempre puede un poco mas
Y el tiempo perdido es el mío
Perderlo así o de otra manera no quitaría que fuera
Tiempo que se ha perdido
Vivir sin talento siempre cansa un poco más
Un gota de sudor que se pierde sin ser vista
Una lagrima de impotencia secada por la prepotencia
Algunos tenemos sueños muy elevados
Que si los alcanzamos luego no los valoramos
Pero si se nos prohíbe simplemente enfermamos
Desear es un peligro y nosotros deseamos
Cuando se es de papel frente a los monumentos del abismo
Que han soportado mas de lo que he tenido la oportunidad de aguantar
Son nuestros tiempos que descapacitan
De conocer las palabras y sentir el dolor de sus quejidos
Habituados a los muertos, los llantos y el olor de nuestro pueblo
No nos importa lo que hagan con ellos
No importamos nosotros mismos

Ahí están ellos
Los puedo ver desde abajo
Eclipsando mi pequeña luna
Cegándome con sus ojos eternos
La blancura, como una hoja de papel virgen paciente
Puebla mi inconsciente mente
Sin tocar me pregunta
¿valdrá todo la pena?
¿Partir este hermosa aura que nos rodea;
Arrasar con los martillos del pensamiento este abrumador silencio?

Silencio es su respuesta.

Comentarios1

  • carina zanchetta

    Hola! Santiago,
    ni a qué hora llegará su destino...,
    qué lindo verso, con tu silencio derramaste colores en la nocturna hora en que te leo, y salpicaste de preguntas el rincón que veo. Por qué escribir? Después de tantos, preguntas, y yo me atrevo, a contestar, será por la magia? que cada uno conserva, o acaso pensamos que sólo los otros la manejan....? la respuesta.. el silencio, o el silencio la respuesta, ha disparado sortilegios de palabras, y esmeros, son mariposas que aletean, mientras el tiempo... minuto a minuto va transcurriendo. Gracias!!! Bello tu Silencio.
    Carina



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.