Cristian Jovani

LA EXCELENCIA EN UN ALMA

 

Un alma se mide por la excelencia de su amor. ¿De qué otra manera evaluar, en el corazón, una belleza que invisible se presenta; sino de aquella que ama?

Un alma se mide por la excelencia de su amor, el pensamiento es claro como las aguas y preciso como el viento cuando se refiere a buenos sentimientos.

El alma se mide por sus vuelos algunos bajos; otros, altos. El corazón se conoce por sus deleites y las satisfacciones nunca mienten. El valor y la excelencia en un alma es cuando rebosa de amor, la hace encantadora, afectuosa y recoge amigos, como cual niño recoge con sus manos las arenas del mar.

Cuando el amor está bien enfocado nada puede superar el deleite del alma, ¡los placeres más deslumbrantes! ¡los deleites más puros! ¡la dicha más excelsa, provenientes de la ternura de un sentimiento fructífero, en el lugar correcto, es insuperable! ¡Allí se revela su excelencia!

Un alma se mide por la excelencia de su amor. Cuando un alma deja el egoísmo es envuelta en procurar por lo ajeno, el sacrificio es un deleite porque ha sido colocado en el lugar correcto. En el amor, un alma encuentra aprobación, su disfrute y gran delicia; no prueba de celos, contiendas, y el ego camina en sentido contrario, porque ha sido puesto en el depósito correcto.

Un alma se mide por la excelencia de su amor. Un alma llena de amor encuentra el propósito por el cual fue creada, absorbe la verdadera hermosura, llega a las profundidades de la esencia y es visita en los aposentos del Altísimo.  ¡Oh! ¿Cuánto más grande será el valor y la excelencia si el amor es a Dios?

Un alma llena de pasión por aquel que lo creo seria poderosa, felicidad más abundante nunca tendría jamás ¡Acabada en perfección! ¡agotada de exquisiteces! ¡sellada de lo eterno! ¡Un alma que ama a Dios, la hace excelente en lo más mayor!

 

 

Comentarios2

  • Myriam Estrella B

    Sabias palabras has escrito.
    Un abrazo y bendiciones.

  • Cristian Jovani

    Gracias por su visita y comentar
    Un saludo fraterno



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.