CJSL2202

Cae el día, caigo yo.

Cae la mañana, disfrazándose de tarde,

Como cae el sol en su rostro, espléndidamente

Ilustrando cada rasgo de su cara; arde

¡Cómo arde mi corazón al verle, velozmente!

Cual hoguera consumiendo leña verde.

 

Cae la noche, aparentando alegría,

Como caigo yo por el hecho de que no es mía.

Y duele, como duele el no poder darle

Un beso en sus pequeños labios; aplicarle,

Sin cuidado, una dosis de empatía

Para que sepa que es importante parte mía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.