santiago elias

Santiago

Dulzura, hermosura y delicadeza indudables

Nunca se pensó que llegaría

Nunca se creyó que pudiera venir,

Nadie lo esperaba, nadie se imaginaba,

Que de un viejo roble, podría nacer algo.

Pero sí, del viejo roble brotó algo lindo

Algo inimaginable, algo hermoso,

Un bello sarmiento que ilumina su entorno

Que es la admiración de propios y extraños

Por donde pasa causa gran admiración,

Todos lo aman, todos lo tocan, todos lo bendicen.

Es un príncipe escapado de un cuento de hadas,

Es un tesoro encontrado en el más recóndito lugar.

Es un niño muy tierno, con olor a caramelo

Que provoca besarlo, morderlo, amarlo.

Es un milagro concedido después de muchos años

De haber sido pedido.

Pero llegó y ha llenado el vacío que existía

Ha llegado y sembrado paz a granel,

Ha producido muchas alegrías

Ha cambiado el lamento en baile.

Eres niño lindo la luz entre las tinieblas

La sal de la tierra

El amor en su máxima expresión.

¿Qué o quién eres?

Simplemente un niño.

Un  regalo de Dios.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.