J.C.R

Oro y plomo

Hubo un ángel que una flecha me tiró.

Ciegamente me alcanzó

y ciegamente me enamoró.

 

Hubo un ángel que una flecha le tiró.

Ciegamente la alcanzó

y ciegamente me negó.

 

Hubo un ángel que dos flechas nos tiró.

Ciegamente nos alcanzó

y ciegamente nos alejó.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.