Poeta sin alma

De espaldas

De espalda estabas 
y sólo observaba tu pelo 
que como manantial caía a la cama 
saciabas la sed de mi mirada, 
desnuda de hombros a cuello 
mi interior susurraba 
que era algo simplemente bello. 
Mis labios querían besar 
esa desnudez codiciosa 
y mis manos ansiosas
querían brindar caricias maravillosas, 
mi lengua babeaba al pensar 
en el manjar que contemplaba,
mis dedos se confabulaban 
para ver si conquistaban 
la diosa que anhelaban, 
tu rostro encandilaba la vista 
a las sabanas de seda
y sin voltear yo entraba.
La elegancia detona 
en tu majestuosa anatomía 
seducción al borde de la locura
adoración hacia lo inalcanzable
amor excitado, pero no pervertido
amaneceres infinitos 
en el ocaso de la soledad
crepúsculos interminables 
de lujuria y algarabía
y ahí estas regalando 
tu espalda, tus caderas
a mis ganas de entrar
en tu cuerpo jugoso.
Llenos de sentimientos
sin razón alguna para llorar
lloramos por los momentos de lascivia 
desenfrenada y llena de excesos
satisfaciendo la felicidad 
de mis deseos y de los tuyos
y así, golpe a golpe 
decido dártelo todo
si me das el tiempo que merezco, 
no el que me quieras dar
porque deseo quedar dentro de ti
no un momento, sino mas bien
toda una eternidad.

Comentarios2

  • alma_28

    muy buen poema me gusta mucho
    un abrazo

  • JADE FENIX

    Wow !!! simplemente hermoso.
    Un placer leerte.
    Un fuerte abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.