poetryman

MUJERES

Tenemos el sextante, la brújula,

la caricia y el beso de almendras,

la ayuda precisa en el minuto exacto

para triunfar en medio de la oscuridad,

más oscura, quiso dios que fueran lumbre

a nuestros ojos de tristísimo barro,

la moneda con que hemos pagado

ha sido traición y moneda falsa

sobre vuestras visceras hemos fundado

imperios, ejércitos de muerte y ambición,

estaremos en deuda eterna, pues

nada es suficiente, para recompensar

tanta egolatría, la ubre que nos sustenta

la hemos maldecido, dura crin,

vuestra resistencia es un misterio

insondable de abnegación y amor.

¡Bendiga creación!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.