yito

Condenados

 

 

A veces cuesta creer

que nada ha cambiado tanto

a pesar del adelanto

entre el hombre y la mujer

Todo se debe aprender

partiendo siempre de cero.

Venimos solos y en cuero

y así debemos partir

condenados a vivir

sin ver el edén primero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.