el inspirado

Tú y solo tú existes...

Cuando camino por las concurridas calles,

la multitud a mi alrededor

no existe. Son fantasmas silenciosos 

que pasan sin oír mis lamentos 

y a los cuales no puedo tocar.

Son seres de humo, que al final 

desaparecerán en vanas espirales.

¿Qué me has hecho?

Entre ese tumulto de existencias 

efiméras y vacías, brillas tú...

brilla tu ser cual aurora...

brillas como ninguna estrella...

Y cuando estoy solo,

alejado de la gloria y la vanidad, 

encerrado en mi mismo,

sin ocuparme de mis ilusiones

o de buscar alivio alguno;

cuando en mi habitación 

todas las lámparas de la esperanza

están apagadas y solo la lluvia 

se oye detrás de la ventana,

también brillas...

Brillas cual ígnea mariposa,

brillas y tu luz llega

hasta el fondo de mi alma...

Todo lo iluminas con tu presencia,

todo lo iluminas con tu recuerdo.

Tú y solo tú amor...

¡Tú y solo tú existes para mi!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.