Diaz Valero Alejandro José

Mujer vilipendiada

 

Hay una bella fémina

de quien haré mención,

mujer desobediente

que errores cometió,

llevada por el instinto

la carne y la pasión

cuando a su compañero

ella se entregó.

Por eso fue juzgada

sin compasión

y cargó sobre sus hombros

el peso del dolor,

sin lanzar ni un quejido

y sin pedir perdón

porque asumió con valentía

el costo de su error.

Esa mujer vilipendiada

a quien le escribo hoy

sufrió todo el castigo

que se le dio,

sin decir palabras

y sin guardar rencor

y soportó en silencio

la ira de Dios,

por haber probado un fruto

junto a su varón

y al castigo de la muerte

se les condenó.

Mujeres como Eva

en el mundo de hoy

sin morder el fruto

sufren el mismo dolor

y son vilipendiadas

por la misma razón

Pero a diferencia de aquella

éstas si gozan del perdón

siempre y cuando tengan

pureza de corazón

que al sufrir estoicamente

el precio de su error

serán mujeres buenas

ante los ojos de Dios

porque ya otra mujer

con sus penas cargó

y limpió con su alma

a toda su generación.

-----------------

Autor: Alejandro J. Díaz Valero

Maracaibo, Venezuela

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.