Alberto Gimenez

Mujer callada

Tu
“Mujer callada”
que vives en dormido silencio,
como dócil marioneta conformada.
Tu; tan cauta,
de valores aprendidos
y un elegante desprecio,
te mantienes aislada.
Sin acceso ni condición,
cuidas una simple mirada,
cautivo tras esa muralla, calla,
el corazón no dice nada.
Si por un instante
liberase de su cautiva prisión,
tan solo un instante
Su voz asumida en el dolor,
el de mantenerse fiel
tras la muralla equivocada.
Y tu;
Defiendes su voz,
esa que somete
esa que te defraudó…
Y no digo nada,
quizás su indefendible voz,
quizás por falta de valor,
Quízás de valores falta,
quizás mejor callada…
Y no digo nada.
Por que
El amor y el respeto
no son derechos gratuitos.
d´Albert G P

Comentarios2

  • nelida moni

    Precioso Alberto, fue un gusto
    pasar y leerte
    Saludos
    Nélida

  • nelly h

    Recorriendo poemas de amigos este llegué y con gran atención leí. Verdaderamente me cautivó su letra. He visto el retrato de tantas mujeres así. Con tristeza lo digo.

    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.