poetryman

EL BESO DE LA CIRUELA

¡Oh si los dioses me dejaran transgredirte!

tañeria mi arpa de endiosada música

el recital completo de la roca,

el olor de las rosas de mármoles

me serían ciertos y solemnes.

Pero soy ese beso que se hunde en la tiniebla,

que busca morderte la carne dulce

el corazon áspero y la voz fría,

busco en mi arsenal y ¿Qué encuentro?

solos puzles de ébano y de piezas de noches,

mi cigarro no sabe de música,

mis aves de vuelos extras

mi carne ya no es desafío y mis dientes,

mis pobres dientes ya no corroen,

en el concierto de esta historia

seré acaso la tinta o el papel

pudiendo ser la sangre, el muslo, el desafío.

Bueno, cuando despierte del sueño

te contaré mis pesadillas.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.