jorgeluisotero

GUADALUPE



GUADALUPE

 

Confieso no haberme detenido

En el altar de su gran belleza,

El ''Tepeyac'' fue su destino

Brindando su sutil naturaleza.

 

Juán Diego fue el afortunado

En promover que se presentó,

Ante un gran mundo incivilizado

Incrédulos, crueles que vautizó.

 

La vida nos fue brindando conciencia

De la existencia de Guadalupe…

Hoy; yo acepto su presencia

Y llevo su imagen para que me ocupe.

 

No creo en fantasías, ni en falsos profetas

Soy práctico, justo en lo que tolero,

Siento que a esa virgen se respeta

Y creer en ella…yo si puedo.

 

*** J.L.O ***

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.