Armando

Mi travesía

Mi travesía empieza en tus pies

pies labrados por el trabajo

pies de dedos pequeños y fuertes

pies de talones endurecidos por el trajín diario

por el trabajo de casa y por el trabajo de empresa

pies que expresan mil cosas

pies de mar, pies de arena, pies de piedra, pies de espinas

pies que al tocarlos transmiten miles de historias

miles de caminos recorridos

miles de trabajos alcanzados

 

Tus pantorrillas son duras, bien formadas

demuestran la fuerza de tus actos

la fuerza de tu caminar, de tu correr, de tu trotar

los retos, las alegrías, las dichas, la fuerza obtenida al pasar del los años

Tus pantorrillas, como me encanta tocar tus pantorrillas

 

Tus rodillas flexibles y cansadas

marcadas por las horas de oración

marcadas por la disposición de ayudar

por que tu nunca ves hacía abajo, te inclinas para ayudar

Tus rodillas que en el placer también se forman

en esa posición que a tí y a mí encanta.

 

Tus piernas torneadas, finas, de piel delicada

representan tu sensualidad, tu pasión, tu deseo

son el camino obligado hacía tu ser

Tus piernas cortas o largas, no lo se, 

solo se que son perfectas y si no tuviera manos

para tocarlas, tendría una profunda tristeza

 

Tu entrepierna es la recreación del universo

ahí se crea todo y  todo existe y deja de existir

es el punto central del universo

en tu entrepierna duermo millones de años luz

en tu entrepierna vivo millones de años luz

es tu entrepierna la pureza, la fuerza, la alegría

Mis manos y mi lengua se deleitan en su jugo

mi virilidad se exponencía dentro de tí

Tu humedad sinónimo de vida, me incendía, me revive

 

Mis manos están acostumbradas a la forma de tu cintura

la buscan cada atardecer, cada amanecer

tu cintura es la forma perfecta para mis manos

es el lugar perfecto para modelar, para soportar

para abrazar, para empezar, para reconfortar

 

Tu sabes bien que soy un loco apasionado de tus senos

y déjame decirte que tu eres la culpable

no puedo mas que estar loco por unos senos como los tuyos

redondos, de tamañano perfecto, suaves, tibios, vivos

senos de locura, senos que pueden mover el mundo

con solo verlos mi mundo se mueve, se dispara, enloquece

el tocarlos hace que mi mundo sea mas que esta tierra

mi mundo se forma de miles de galaxias,

frente a tus senos soy inmortal, soy invencible, inmune a todo

excepto a tí.

 

Tu cuello el camino al paraiso, me encanta recorrerlo, caminarlo

el aroma que desprende es el que me acompaña a diario

basta recordarlo para desearte, para sentirte, para desnudarte

tu cuello que me lleva a tus oidos, esos oidos que han sido puertas abiertas

para escuchar mis quejas, mis alagos, mis quejidos, mis espasmos

tus oidos que han sido cómplices de locuras, de esperanzas

tus oidos que siempre están dispuestos a recibir mis palabras

o mis besos

 

Tienes dos grandes tesoros que a pesar del tiempo nunca cambian

tu mirada y tu sonrisa son fuentes de luz y de vida

tu mirada limpia, piadosa, solidaria, alegre, transmite todo

todo lo que un ser puede necesitar de otro ser

tu mirada que es el reflejo de la pureza de tu alma

tu mirada que la siento y no tengo mas remedio que amarte

tu sonrisa alegre siempre, aunque el corazón este apretado

tus labios no saben ser serios, tus labios siempre sonríen

tu sonrisa inspira, inspira y crea vida, inspira y crea esperanza

y que mas se puede esperar de esos labios dulces

labios suaves, labios que transportan,

esos labios en los que deposito ese beso de todos los días

para desearte lo mejor del mundo.

 

Así es mi travesía, una travesía hermosa

una travesía sobre tu cuerpo que deseo recorrer

cada día, cada noche, cada instante

aún cansado de la vida, del trajinar, de los sinsabores

el empezar la travesía empieza a fluir la vida,

la vida que tu cuerpo desprende.

 

Armando.

 

 

 

 

Comentarios1

  • Alexandra L.

    Es muy hermoso tu poema, sensual, cálido, apasionado.

    Feliz noche, Alex.

    • Armando

      Gracias Alex, es lo que nos inspiran ustedes las mujeres. Bonita noche, cuidate mucho.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.