shoss

No temas confesar.

Tantas cosas que quisimos alcanzar y no pudimos,

dejamos en el intento, las fuerzas y no vencimos;

pero de frente en la lucha, peleamos porque creímos

que todos eran derechos persiguiendo un mismo sino.

 

Se fue el tiempo; hoy lo sentimos...

También la salud perdimos;

y seguimos ocultando que nos duele este camino.

Nos condenamos y apena haber sido tan mezquinos.

 

No hay remedio; ya está hecho...

tememos ser descubiertos y callamos improperios.

Condenamos a los hijos a repetir nuestra historia,

por la cobardía; que pronto nos quieran abandonar.

 

¡Egoistas!.. No aprendimos a enfrentar solos la vida;

 

 

Comentarios2

  • Mar (Bar Literario)

    ¿Se condena a los hijos a repetir la historia de los padres?

  • shoss

    Si; tradicionalmente es la parte del tabú que nos limita.
    Un girar sin fin misterioso por temor a la condena.
    Egoístas al final envidiosos del momento.
    Hola Mar; Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.