Jose Ignacio Lucena Adams

Hermanos

Fluye como el agua

Resiste como piedra

No hay por que apurarse en el camino de las codornices.

 

Baila en la ladera

Rie de esa manera

El amor se condensa cuando las cosas suceden.

 

Ven y hablame, sopla con tu aliento de invierno las heridas en mi espalda, en mi alma.

Ella es metal y el es fuego, ella la luna y él el cielo claro.

Ella murmulla corazones, el grita besos mentolados.

Juntos fluyen en la danza continúa de la vida, sal y azúcar, mar y tierra, vida y muerte, en el calor abrazador que los funde como uno.

 

Como hermanos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.