Humberto Velasquez

No te vayas

No te vayas

 

Déjame herirte el cuello de amapola,

si es lo único que me florece,

y lo único que engendra mi beso.

 

Déjame oler siquiera, antes que te vayas,

tu pelo,

la vegetación que existe en él,

si es posible realizar alguna travesura.

 

Déjame siquiera la migaja de tu sombra,

aquella quien no pierde fuerza en el día gris.

 

No te vayas,

siquiera hazme la broma de perder el equilibrio,

hazme la broma,

para tejer el mar que yace sin ideas.

 

Humberto Velasquez



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.